El Autor del Vino

La poda y el cordero

Sencillamente me hizo reír. Un cordero de nuestros campos le dio por morderme mi jeans. No me dejaba caminar bien, no me hacía caso, se aferraba porfiadamente a mi basta. ¡Estaba tan empecinado jugueteando con mi ruedo! En fin, una buena compañía que me entretenía mientras podaba las parras.

Tags
Mostrar más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close